Desde 2014 vemos cómo la realidad virtual y los contenidos 360º con capacidad inmersiva irrumpen nuevamente, con la diferencia de que a partir de este momento, hay una determinación firme por masificar esta tecnología por parte de sus promotores, así como de adaptarla inexcusablemente al ámbito móvil.

Pese a ello, en el ocaso del 2017, aún hay mucho recelo o ignorancia por parte de las grandes audiencias por consumir y demandar este tipo de contenidos. Prevalece la creencia de que son necesarias ingentes cantidades de dinero para poder disfrutar de ello y peor aún, para producir. Asimismo, existe también mucho desconocimiento sobre las actuales tribunas para su divulgación y consumo.

Las grandes empresas tecnológicas apuestan por el apresurado desarrollo y evolución de los gadgets y plataformas para que creadores y público accedan a los contenidos en cuestión, dejando de lado en la mayoría de las ocasiones, la labor formativa y orientadora que debe acompañar cada vez más estos procesos tecnológicos, pues si bien hay quienes han optado de manera voluntaria por desconectarse ante la cada vez mayor velocidad de estos, otros simplemente se van quedando relegados ante la imposibilidad de comprensión, alimentando así y en mayor medida, la brecha digital.

Desde que el año pasado asumimos con determinación la responsabilidad de educar al respecto, en lo que hemos denominado a similitud de la idea estadounidense, de evangelización en la materia, hemos visto cómo los públicos ante los que hemos estado, no sólo ven con beneplácito el trabajo realizado, sino que empiezan a demandar estos otros formatos, pues al fin y al cabo han comprendido de qué va el asunto. Así de simple.

Por ello, estamos convencidos que hay que seguir por este camino, para que así, lo más entusiastas, tengan oportunidades inclusive en nuevos puestos de trabajo derivados de todo ello. Por ejemplo, medios como The New York Times y Euronews, han creado departamentos especializados únicamente en el desarrollo de contenidos inmersivos y en la construcción de un nuevo storytelling en torno a ello. Esta es una realidad que cada vez será más común y extensible a otros medios. Por citar algún caso, la BBC ya contempla dentro del esquema de nuevas narrativas, tanto la realidad virtual como la realidad aumentada, como recursos complementarios en su oferta informativa.

Por ello, durante este último trimestre hemos estado bien activos en la materia, tanto en la Universidad de Castilla-La Mancha, en su campus de Cuenca, como en la madrileña Universidad Complutense. En la primera, en octubre tuvimos un sesión doble con los alumnos nuevos, con la actividad que denominados “Taller de iniciación a contenidos 360 y Realidad Virtual”, así como con alumnos de 4to año de la carrera, mediante el “Taller de Periodismo y realidad virtual”.

En cuanto a las actividades desarrolladas en la Complutense, en sesión triple de un mismo día, asistimos con las conferencias “Realidad virtual y video 360º: el relato periodístico en transformación” y “Comunicar el arte con video 360º y realidad virtual” para los alumnos de grado de la Facultad de Ciencias de la Información y, “El formato 360º y la realidad virtual como innovación en el periodismo y la comunicación” para el Máster en Multimedia, de la misma dependencia universitaria.

Imposible obviar el taller realizado en el marco de las jornadas #Ciberseguirdad2017, celebradas en el campus de la UCLM en Toledo y sobre la cual ya conversamos en otra entrada.

No obstante, tampoco podemos pasar por alto el webinar sobre periodismo inmersivo realizado a través de la plataforma online del IEBSchool, así como el próximo seminario que inicia a partir del 23 de los corrientes, enfocado más hacia la adaptación de estas nuevas narrativas al ámbito de la publicidad y el marketing, ambos anunciados en entradas anteriores del presente canal.

Este es un proceso que mantenemos en constante actualización y con el que apenas comenzamos. Hay que seguir manos a la obra. Sin el debido conocimiento de la audiencia, no habrá un efectivo desarrollo de este nuevo formato y narrativa y quedará como muchos otros casos, como una moda o tendencia eventual y pasajera.

Los hashtags que hemos venido utilizando hasta el momento son #vrUCLM y #vrUCM

IMG_20171117_231908_085
Profs: Francisco Cabezuelo (UCM), Pavel Sidorenko Bautista (UCLM), José María Herranz (UCLM) y Juan Ignacio Cantero (UCLM)     [Madrid, 17 de noviembre 2017]